J. M. de ROSAS

Una breve relación de la vida de Juan Manuel de Rosas


Nació el 30 de marzo de 1793 en Buenos Aires, hijo de León Ortiz de Rozas y de Agustina López Osorio. En 1806, durante las invasiones inglesas participó activamente de la defensa de Buenos Aires en el Regimiento de Caballería de Migueletes. Se casó con Encarnación Ezcurra en 1813, con quien tuvo 3 hijos: Juan Bautista, María Encarnación (que falleció al poco tiempo de nacer) y Manuela.

En 1815 se asoció con Juan Nepomuceno Terrero y Luis Dorrego en una compañía destinada a la explotación ganadera, saladero de pescado y exportación de otros productos. Luego de la caída del Directorio, comenzó a participar activamente en la política bonaerense. En 1820, junto a Terrero y Dorrego, compró la Estancia "El Pino" en La Matanza, a la que renombra como “San Martín” en homenaje al Libertador: se trata del edificio que hoy funciona como Museo Histórico Municipal. Ese mismo año escribió un diccionario y una gramática de la lengua Pampa. n 1823 publicó su libro “Proyecto de defensa para la frontera permanente en el Sud de la Provincia”.

En 1826 fue designado miembro de la Junta de Hacendados pero renunció un mes después, desde la Estancia “San Martín” y, un año más tarde, el Gobernador Vicente López lo designó Comandante de las Milicias de Campaña. 

Luego de derrotar a Lavalle en Puente de Márquez en 1829, ambos firmaron el Pacto de Cañuelas. Ese mismo año fue proclamado Gobernador de Buenos Aires, y se le otorgaron las facultades extraordinarias y el título de “Restaurador de las Leyes”. Luego de que en 1830, las Provincias del interior conformaran la “Liga Unitaria”, opositora a Rosas, bajo el liderazgo del Gral. José M. Paz, en 1831 Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos se unieron y firmaron el Pacto Federal. En 1832 fue reelecto como Gobernador de Buenos Aires pero renunció al cargo por no obtener las facultades extraordinarias; apoyado por Rosas, Balcarce asumió el gobierno.
En 1833 emprendió la Campaña al Desierto, donde combinó la conciliación con la represión, pactando con los Pampas y enfrentando a la Confederación liderada por Calfucurá. Dos años más tarde, tras el asesinato de Quiroga, fue reelecto Gobernador con la suma del poder público y la representación de la Confederación para las relaciones exteriores. Sancionó la “Ley de Aduanas”, mediante la cual todo lo que salía o entraba del país debía pagar un tributo en Buenos Aires. Ya en 1836, en la Estancia “San Martín”, firmó un tratado con Calfucurá para fijar las relaciones entre el Gobierno y todas las parcialidades indígenas. Así, Calfucurá y los suyos se reconocieron argentinos y juraron lealtad a la bandera de la confederación.

En 1838, a causa de un conflicto diplomático, naves francesa estacionadas en el Río de La Plata bloquearon el Puerto de Buenos Aires. En el mismo año, falleció su esposa Encarnación Ezcurra. Dos años más tarde se firmó el tratado Mackau Arana y Francia puso fin al bloqueo.
En 1845, el puerto de Buenos Aires volvió a ser bloqueado, esta vez por una flota anglo-francesa. A pesar de la heroica resistencia de Lucio N. Mansilla y sus fuerzas en la Vuelta de Obligado, la flota extranjera rompió las cadenas colocadas de costa a costa y se adentró en el Río Paraná.
En 1847 los ingleses levantaron el bloqueo, mientras que los franceses lo hicieron un año después. Su firme actitud le mereció la felicitación del Gral. San Martín y un apartado especial en su testamento: “El sable que me ha acompañado en toda la guerra de la independencia de América del Sur le será entregado al General Juan Manuel de Rosas, como prueba de la satisfacción que, como argentino, he tenido al ver la firmeza con que ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros que trataban de humillarla”.

En 1851 Urquiza aceptó la renuncia que Rosas ofreció a la Confederación cada año y asumió, para Entre Ríos, la conducción de las relaciones exteriores. Un año más tarde, fue derrotado por Urquiza en la Batalla de Caseros y se embarcó hacia Inglaterra, instalándose en la chacra en las afueras de Southampon. El Gobierno porteño confiscó todos sus bienes, y la única propiedad que pudo vender fue la Estancia “San Martín”, la cual fue comprada por su cuñado, José María Ezcurra Arguibel.

Juan Manuel de Rosas falleció en Inglaterra el 14 de marzo de 1877, a la edad de 84 años. Sus restos fueron repatriados en 1989 y descansan en el cementerio de la Recoleta, en el Panteón de la familia Ortiz de Rozas.

Podés descargar e imprimir esta información haciendo click acá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada